Quantcast

Impulso a la guerra contra el tráfico de humanos

La atención que se le pone al delito de la trata de personas aumenta a medida que las instituciones de seguridad pública, los legisladores y las grandes personalidades solicitan que se haga algo al respecto. Las víctimas y sus defensores resaltan el problema y en California ya se ha incrementado la pena contra los traficantes, después de la aprobación la semana pasada de la Proposición 35.

Todavía queda mucho por hacer en la lucha contra la trata de personas, pero el movimiento está ganando impulso, según los expertos.

La evolución del fenómeno, dicen, se compara con los esfuerzos para combatir la violencia doméstica en los ochentas. En aquel entonces, los defensores de las víctimas estaban tratando de educar a la policía y a la comunidad sobre cómo identificar ese tipo de violencia y urgiendo a que se le reconociera como un delito. Desde entonces, la violencia doméstica ha sido documentada ampliamente y se han establecido sistemas para ayudar a las víctimas y a sus familias.

La trata de personas — para utilización como mano de obra y sexo — involucra de 21 a 27 millones de víctimas y se calcula que genera 32 mil millones de dólares al año. Se le ubica como uno de los primeros tres negocios criminales a nivel mundial, junto con el tráfico de droga y el de armas.

La campaña contra este crimen cobró un nuevo impulso en septiembre, cuando el presidente estadounidense Barack Obama abordó el tema durante un discurso en Nueva York.

“Eso añade más energía al movimiento contra la trata de personas”, dijo Sheldon Zhang, un sociólogo de San Diego State University, quien está realizando una investigación sobre el tráfico en esta región. “El tráfico de mano de obra es una grave violación de los derechos humanos”.

Con las lecciones de noviembre, el empuje contra la trata de personas se fortaleció cuando la Proposición 35 ganó con el 81 por ciento de los votos. La ley aumenta el tiempo de prisión para los traficantes condenados, les obliga a registrarse como delincuentes sexuales y exige que los delincuentes sexuales entreguen a la policía todos sus nombres de usuario y contraseñas de sitios en la internet

Esta última estipulación llevó a la Northern California American Civil Liberties Union (ACLU) y a la Electronic Frontier Foundation a presentar una demanda la semana pasada.

“La posibilidad de hablar libremente, e incluso de manera anónima es crucial para que la libertad de expresión siga siendo posible para todos nosotros”, dijo Michael Risher, un abogado de la ACLU. “Detener el tráfico de personas es un objetivo valioso, pero esta parte de la Propuesta 35 no nos hará llegar allí.”

Los partidarios de la nueva ley opinan que permanecerá intacta. Alaban a los californianos por comprender la necesidad de impulsar la toma de conciencia, la disuasión y el castigo al delito de la trata de personas.

“A través de esta campaña, millones de californianos se dieron cuenta de que la trata de personas es un delito que afecta a nuestras comunidades”, dijo Daphne Phung, fundadora de California Contra la Esclavitud y la impulsora de la Proposición 35.