Quantcast

Ana Serradilla: Enamorada de la vida

Ana Serradilla: Enamorada de la vida
La actriz mexicana Ana Serradilla. |

En Los Ángeles, California, vemos a Ana Serradilla, quien desciende de un Rolls Royce. Lleva un elegante vestido negro y dirige sus pasos al interior de una iglesia donde se lleva a cabo un funeral.

Camina por el pasillo principal y, al quedar frente al ataúd, se abraza a éste y llora desconsolada. Luego de depositar una rosa, se retira del lugar dejando perplejos a los presentes, pues nadie sabe quién es la misteriosa mujer.

Así da inicio la cinta Luna Escondida (Hidden Moon, 2012), cinta dirigida por Pepe Bojórquez que se estrena el próximo 23 de noviembre, en la que también actúan Wes Bentley (Belleza Americana, Los Juegos del Hambre) y el mexicano Osvaldo de León.

Serradilla da vida a Miranda, una actriz en ciernes que busca triunfar en la Meca del Cine. Su más reciente "casting" hará que su vida se cruce con la de Victor (interpretado por Bentley), quien la seguirá hasta Guanajuato para descubrir su identidad y verse afectado por ella de formas insospechadas.

En esta ciudad del Bajío, a Miranda la esperan su padre y sus seres queridos; el más feliz por su regreso es Tobías (De León), su mejor amigo de la infancia y su enamorado incondicional.

"La película te toca fibras. Creo que hasta el más duro, el que diga: 'A mí no me tocó', en el fondo va a sentir un chispazo en su corazoncito porque retoma cosas tan sencillas y tan básicas, pero que tenemos olvidadas, como una luna escondida", dice Serradilla.

Más que una comedia romántica al estilo hollywoodense, Luna Escondida se plantea como una historia de amor que revisita elementos de la época de oro del cine mexicano.

Ahí están la mujer llena de sueños que vive circunstancias adversas. Su eterno enamorado, de nobles sentimientos. El hombre acaudalado cuyas intenciones no son sinceras. Los amigos pintorescos y los escenarios "ultra mexicanos" (nada como Guanajuato, para ejemplificarlos).

Y aunque en su estructura es clásica (triángulo amoroso afectado por las jugarretas del destino y la intervención de personajes en discordia, con todo y sus destellos musicales), gracias a la forma en que se plantean los temas y se resuelven los conflictos, la película se siente como un espectáculo fresco, casi idílico.

"Te podrá gustar o no, pero estás viendo una película que está bien hecha. Está bien filmada, está bien fotografiada, es una delicia verla. Superó mis expectativas; es una belleza", enfatiza la actriz de 34 años.

La "luna escondida" es una metáfora de las cosas simples y gratuitas que pasamos por alto en la vida y cuyo brillo a veces es opacado por situaciones o personas que, como comprobará Miranda, pueden deslumbrarnos y hacer que nuestros pasos cambien de rumbo.

"Nos llenamos de un montón de cosas que nos ha impuesto la sociedad o nuestra misma cabeza para crearnos ideas de cosas que necesitamos y queremos que, en el fondo, ni necesitamos ni queremos, y lo más bello y lo que más feliz nos hace lo tenemos aquí y lo 'traspasamos', es terrible", explica Serradilla.