Quantcast

Holanda apura los preparativos a un mes de la entronización de su nuevo rey

Holanda apura los preparativos a un mes de la entronización de su nuevo rey
La reina Beatriz de Holanda y el príncipe heredero, Guillermo Alejandro, mientras saludan desde el balcón del Palacio Noordeinde de La Haya (Holanda). EFE/Archivo |

A un mes de que la reina Beatriz abdique en su primogénito, Holanda ultima a pasos agigantados los preparativos para la entronización del príncipe Guillermo Alejandro, que el 30 de abril se convertirá en el primer rey varón que el país ha tenido en los últimos 123 años.

El protagonismo corresponde a Amsterdam, la capital del país y donde según marca la Constitución holandesa se tiene que firmar el acta de abdicación de los reyes, aunque para ello hay una estrecha colaboración con La Haya, cuyas autoridades realizan las gestiones para que no falte el más mínimo detalle ese día.

Esos preparativos, que van desde el adecentar el pavimento de las calles a la designación de lugares especiales para manifestaciones de protesta, están en marcha desde que la reina Beatriz anunció su abdicación el pasado 28 de enero.

"Tres meses es muy poco tiempo para la organización de un evento de esta categoría, pero notamos que el entusiasmo de la gente crece a medida que se acerca el día", declaró hoy a Efe la portavoz del municipio de Amsterdam, Tahira Limon.

El alcalde de la capital holandesa, Eberhard van der Laan, ya ha señalado que el objetivo es que la entronización se produzca en un ambiente festivo y que Holanda olvide por un día la crisis.

Acorde con ese contexto económico, el primer ministro, el liberal Mark Rutte, ya avanzó que la celebración será "sobria", siguiendo la política de contención de costes de los últimos años.

Tampoco habrá regalos para la monarca saliente ni para la nueva pareja de reyes, que ya han rechazado presentes para evitar gastos extraordinarios y solo han pedido el entusiasmo de los ciudadanos.

Las autoridades quieren evitar que se repitan los disturbios de 1980 durante la coronación de la reina Beatriz, cuyo ascenso al trono fue contestado por el movimiento "okupa" que protestaba por la política de vivienda en la capital holandesa.

Sin contar gastos de seguridad, el evento costará a las arcas públicas 11 millones de euros, de los que seis millones salen de las arcas municipales de Amsterdam y los otros cinco de los presupuestos nacionales, especificaron a Efe fuentes locales.

"Amsterdam busca patrocinadores para financiar los gastos, para lo cual hay también cada vez mayor predisposición", declaró a Efe la portavoz municipal.

Guillermo Alejandro I de Orange Nassau y su esposa Máxima Zorreguieta cuentan con un amplio apoyo popular.

"Tengo confianza en la nueva pareja de reyes, aunque creo que no va a cambiar mucho respecto a ahora", declaró a Efe Dorien, una empleada de guardería de un pueblo cercano a La Haya.

La abdicación oficial tendrá lugar a las 08.00 GMT en el Palacio Real de Amsterdam, ubicado en la céntrica Plaza Dam, tras lo cual la actual monarca y el recién nombrado rey pronunciarán un corto discurso en el balcón del palacio, y será retransmitida en directo por la televisión pública NOS, se anunció hoy.

La ceremonia comenzará a las 12.00 GMT, en la Nieuwe Kerk o Iglesia Nueva, cercana al Palacio Real, el mismo lugar en que Máxima y Guillermo Alejandro se casaron en 2002 y donde la argentina se ganó el corazón de los holandeses con las lágrimas de emoción que no pudo reprimir al escuchar el tango favorito de su padre.