Quantcast

Los Spurs ganan sin sus estrellas y pierden los Celtics

Los Spurs ganan sin sus estrellas y pierden los Celtics
El jugador de los Bulls, Carlos Boozer (i), disputa el balón con Tiago Splitter de los Spurs, durante el juego de la NBA. EFE |

El entrenador Gregg Popovich ha conseguido lo que nadie hasta ahora había logrado en la NBA, llegar al United Center, de Chicago, con los Spurs de San Antonio y ganar a los Bulls, a pesar de la bajas de sus tres estrellas y de uno de los mejores reservas.

Los Spurs no sólo ganaron a los Bulls (89103) sino que dieron toda una lección de baloncesto de equipo sin tener al base francés Tony Parker, al alapívot Tim Duncan, al escolta argentino Manu Ginóbili los tres lesionados, y al reserva Stephen Jackson, ausente por asuntos personales.

Pero su ausencia no se iba a sentir porque el alero Kawhi Leonard, el último de los jóvenes jugadores a los que Popovich ha desarrollado para convertirlo en clave dentro del equipo, anotó 26 puntos, su mejor marca como profesional, y capturó cuatro rebotes.

El escolta Danny Green también realizó una gran labor de equipo al conseguir 18 puntos, seis rebotes, mientras que el reserva Gary Neal, que hace las veces de Ginóbili, como sexto hombre, junto con el alapívot brasileño Tiago Splitter, que está monumental en su labor de cubrir la baja de Duncan, aportaron 16 tantos cada uno.

Mientras que el base francés Nando de Colo tampoco dejó mal a su compatriota Parker, al ocupar el puesto de titular, y dirigió a la perfección al equipo con siete asistencias, recuperó tres balones y capturó dos rebotes.

Los Spurs (4112), que han ganado nueve de los últimos 10 partidos y tienen la mejor marca de la NBA, también jugaron una gran defensa y forzaron 19 perdidas de balón de los Bulls, que convirtieron en 29 puntos.

El base Nate Robinson lideró el ataque de los Bulls (3021) al conseguir 20 puntos, el escolta Richard Hamilton aportó 16 y el alapívot Carlos Boozer otros 14 tantos.

Si los Spurs pueden ganar sin sus estrellas, Los Ángeles Clippers necesitaron que el base Chris Paul estuviese con ellos para recuperar su condición de equipo líder y triunfador como demostraron al vencer a domicilio (90107) a los Sixers de Filadelfia y completar con marca de 44 su gira más larga de la temporada.

Paul aportó un dobledoble de 21 puntos y 11 asistencias que le permitieron liderar a los Clippers y además superar a Jrue Holiday en duelo de bases estelares.

El alapívot Blake Griffin también hizo una buena labor de equipo e individual y consiguió 20 puntos y nueve rebotes, en lo que fue la segunda victoria seguida de los Clippers (3617), que siguen líderes destacados en la División Pacífico.

La gran sorpresa la dieron los Bobcats de Charlotte, el equipo con la peor marca de la liga, que recibieron en su campo del Time Warner Cable Arena a los Celtics de Boston, que llegaban con siete triunfos consecutivos, y los derrotaron por 9491.

El pívot Byron Mullens consiguió un dobledoble de 25 puntos y 18 rebotes que lo convirtieron en la figura de los Bobcats (1239), que rompieron una racha de siete derrotas consecutivas.

El base Ramon Sessions también aportó 19 puntos, incluida la canasta que le dio la ventaja definitiva a los Bobcats cuando faltaban 25,7 segundos para que concluyese el partido.