Quantcast

El Niño Verde es detenido tomado y se ampara

El Niño Verde es detenido tomado y se ampara
Jorge Emilio González. |

MÉXICO, DF — El senador Jorge Emilio González, quien el domingo amaneció en "El Torito" por conducir en estado de ebriedad, se amparó para eludir la sanción porque, dijo, tenía frío, hambre y sed.

"Tramité el amparo porque todos tramitaron el amparo, porque tenía mucho frío (...) No había nada de comer, no había agua para tomar agua... Entonces, pues, ya uno está cansado a las 7:00 de la mañana", aseguró en la Cámara alta tras una reunión de la Junta de Coordinación Política.

González Martínez, del Partido Verde, fue detenido la madrugada del domingo en un punto de revisión del Programa Conduce sin Alcohol en el que, pese a su evidente estado de ebriedad, se negó a someterse al examen y dio un nombre falso: Jorge Rodríguez.

Además, fuentes afirmaron que amenazó a los agentes que lo detuvieron con hacer que los despidieran.

Al respecto, el senador reconoció haberse negado a la prueba porque estaba consciente de que la iba a reprobar y afirmó que, si dio otro nombre, fue para evitar que se pensara que quería utilizar sus influencias.

Sin embargo, negó haber amenazado a los agentes y adelantó que el próximo sábado regresará al "Torito" a cumplir las horas de arresto que le faltan.

Al respecto, Emilio Gamboa, coordinador del PRI en el Senado, pidió a su aliado electoral y legislativo actuar con más cuidado.

Tunden partidos al 'Niño Verde' por mal portado

La detención del coordinador de los senadores del PVEM, Jorge Emilio González, por conducir en estado de ebriedad, provocó críticas entre legisladores de los principales partidos.

Para el coordinador del PRD en la Cámara alta, Emilio Barbosa, el arresto ocurrido la madrugada del domingo deteriora la imagen del Senado.

"Sí, deteriora la imagen de la institución. El comportamiento de los integrantes de una institución sí deteriora la imagen de la institución", dijo, tras expresar su solidaridad con el senador detenido.

Silvano Aureoles, coordinador de la bancada perredista en San Lázaro, opinó que el escándalo en que se vio envuelto el senador irrita a la sociedad.

"A la gente le enfada. Este hecho, en relación a un legislador de un partido político, representado en las dos cámaras, genera mucho enojo de los ciudadanos. ¿Por qué a unos se les trata de un modo y a otros de otro? Eso es lo que la gente reclama, y creo que tienen toda la razón", señaló.

Sin embargo, el presidente del Senado y coordinador del PAN, Ernesto Cordero, consideró que se trata de una responsabilidad personal del llamado "Niño Verde".

"Si la imagen de todas las instituciones representadas en 'El Torito' un fin de semana, se viera resquebrajada o abollada, no habría institución en México que no estuviera en esa situación", expresó entre risas.

Cuestionado al respecto, el coordinador del PRI, Emilio Gamboa, se congratuló de que el programa del alcoholímetro no haga excepciones y trate a todos los conductores ebrios por igual, aun cuando se trate de un senador.

"Es un delito, violó un procedimiento institucional", dijo tras recomendarle a su aliado electoral y legislativo que tenga cuidado para la próxima ocasión.