Quantcast

Carolina Ruiz gana el primer descenso de la historia de España

Carolina Ruiz gana el primer descenso de la historia de España
La esquiadora española Carolina Ruiz compite en los Campeonatos del Mundo de esquí alpino. EFE |

La andaluza Carolina Ruiz ganó hoy, sábado, el descenso puntuable para la Copa del Mundo de esquí alpino disputado en Meribel (Francia), marcando un hito histórico, al convertirse en la primera española en lograr una gran victoria en la disciplina reina del deporte rey invernal.

La española cubrió la pista de Meribel sede de los Juegos Olímpicos de Albertville'92, de 2.660 metros de longitud, con salida a 2.150 y un desnivel de 718, en un tiempo ganador de un minuto, 42 segundos y 56 centésimas, veinte menos que la alemana Maria HöflRiesch, que fue segunda, en una prueba en la que la francesa Marie MarchandArvier, tercera, las acompañó en el podio.

Carolina, nacida hace 31 años en Osorno (Chile) y afincada desde pequeña en Granada, al fin canjeó el premio a su enorme tenacidad. Infatigable, renunciando al desaliento, la esquiadora se quitó de encima el sambenito de 'eterna promesa' del esquí español en la estación olímpica francesa que, 19 años después, volvía a organizar pruebas de la Copa del Mundo.

Unió su nombre al de los hermanos Fernández Ochoa, Paco y Blanca; y al de María José Rienda. Los únicos que hasta ahora habían ganado para España. Y lo hizo a lo grande. En un descenso. El primero de toda la historia del esquí alpino en el que suena la Marcha Real.

'Caro' despuntó pronto, pero no en las disciplinas de velocidad que ahora domina. En 2000 logró su primer gran podio con 18 años, al acabar segunda en un gigante de la Copa del Mundo de Sestriere (Italia) que ganó la suiza Sonja Nef. Después de lograr la medalla de plata en el Mundial júnior de Stoneham (Canadá) y una año antes de capturar bronce en los mundiales júnior de 2001 en Verbier (Suiza).

Muchos creyeron que esos éxitos le llegaron demasiado pronto, porque antes de alcanzar la cima, la andaluza tuvo que superar su largo y particular 'vía crucis'. Se recicló en velocista, de la mano del italiano Valerio Ghirardi el que fuera entrenador de su compatriota, la mítica Isolde Kostner, pero el podio seguía sin llegar.

Después de numerosos cambios, esta campaña, aún bajo los auspicios del escocés Mark Tilston, con el que lleva tres temporadas, Carolina se integró en el equipo francés, con el que se entrena desde esta pretemporada. Una decisión más que acertada.

Tanto como que hoy, en Meribel la estación de Blanca, donde la de Cercedilla (Madrid) ganó su bronce olímpico en 1992 se subió a lo más alto del podio, batiendo a una de sus nuevas 'compañeras', la veterana Marie MarchandArvier, en una prueba en la que la eslovena Tina Maze, la gran triunfadora de esta temporada líder destacada de la Copa del Mundo, acabó cuarta, a 28 centésimas; y la 'tapada', la austriaca Regina Sterz, fue quinta, a 35.

Carolina dejó entrever desde el principio de la temporada que ésta podía ser, al fin, la suya. Volvió a esquiar bien hasta en el gigante, disciplina en la que regresó a los puntos.