Quantcast

Sentido adiós a "funky Claude", fundador del Montreux Jazz Festival

Sentido adiós a "funky Claude", fundador del Montreux Jazz Festival
Imagen de archivo distribuida hoy que muestra al cofundador y director general del Festival de Jazz de Montreaux, Claude Nobs, posando frente al cartel del festival durante su presentación en Friburgo, Suiza, en 2006. Claude Nobs falleció ayer en un hospital Universitario de Lausanne (Suiza) a consecuencia de las heridas que sufrió el pasado 24 de diciembre en un accidente, mientras practicaba esquí de fondo, informa la página web del propio festival. EFE/Archivo |

Claude Nobs, "funky Claude", como lo apodó Deep Purple, murió este jueves. El mundo de la música llora a quien logró crear de la nada uno de los festivales más prestigiosos del mundo, el Montreux Jazz Festival, que dirigió con pasión durante 46 años logrando atraer a un ecléctico y excepcional elenco de artistas bajo el simple, pero efectivo lema "Por qué no?".

Contradicciones de la vida, el hombre de la noche, amante de los saraos, reconocido organizador de fiestas, murió tras dos semanas en coma a causa de una caída que sufrió mientras practicaba esquí de fondo, de día, en una pista fácil, cercana a su casa en CauxsurMontreux.,

Tenía 76 años, y desde hacía tres años, había cedido la dirección operacional del festival para concentrarse en la organización de conciertos especiales durante el certamen.

Sin embargo, su presencia en la programación seguía siendo crucial, su "savoir faire", su extraordinaria lista de contactos, pero sobre todo su olfato y su irremediable optimismo: "por qué no?" contestaba a sus colaboradores cada vez que argumentaban impedimentos para contratar a algún artista.

Él era el viviente ejemplo de este espíritu: en 1965, siendo un simple empleado de la Oficina de Turismo de Montreux, se fue a Nueva York y se presentó sin más en la sede de los míticos estudios Atlantic Records para presentar su idea: la creación de un festival de jazz en su municipio, un pequeño pueblo a orillas del lago Léman.

Allí lo recibió su director, Nesuhi Ertegun, quien se entusiasmó con la idea tanto como su ideólogo y le prometió que le mandaría algunos artistas de renombre.

Dos años después, en 1967, nació el primer Montreux Jazz Festival (MJF), que duró tres días, acogió a 1.200 espectadores el año pasado fueron 200.000, y que presentó, entre otros, a Keith Jarrett, que enseguida se convertió en un "habitual" del certamen.

Miles Davis, Nina Simone, James Brown, Santana, no tardaron en aparecer en las carteleras, que cada vez incluían más nombres del firmamento artístico mundial conforme el programa se ampliaba e incluía otros estilos además del jazz.

"No hay palabras para expresar la profunda pena que llena mi corazón con el anuncio de su muerte. Fue un amigo y un hermano durante casi 40 años", escribió el músico estadounidense Quincy Jones, en las redes sociales, al enterarse de la noticia.

Jones fue uno de los artistas que pisaron los palcos, pero también fue un productor que trajo a muchos de sus artistas, y que llegó a coproducir tres de las ediciones del festival (1991, 1992 y 1993).

"Durante toda su vida fue un amigo del jazz y de todos los artistas", agregó Jones.

"El mundo entero te echará de menos, Claude. Tu pasión por la música y por el Festival de jazz era contagiosa", afirmó la cantante escocesa Amy McDonald.

El duelo expresado por Jones y McDonald resume lo dicho por centenas de artistas que han pasado por Montreux y que destacaban que parte del encanto de participar en el evento era la acogida excepcional de un hombre que sabía cuidar por igual a músicos, públicos y colaboradores.