Quantcast

Familia de Seau demanda a NFL por sus lesiones cerebrales

Familia de Seau demanda a NFL por sus lesiones cerebrales
Junior Seau. | John Gastaldo

La familia de Junior Seau ha presentado una demanda por homicidio culposo contra la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés), donde asegura que el suicidio del adorado exlinebacker de los Chargers y padre de cuatro hijos fue el resultado de 20 temporadas de trauma cerebral crónico que sufrió mientras jugaba fútbol.

La demanda, presentada el miércoles en la Corte Superior de San Diego, enumeró a sus hijos: Tyler, Sydney, Jake y Hunter como los demandantes, junto con Bette Hoffman, antiguo director de la Fundación Junior Seau y el administrador de sus bienes.

La demanda afirma que “la NFL sabía desde hace décadas sobre los efectos nocivos de las lesiones de subconmoción cerebral en un jugador”, y que la Liga “le ocultó activamente estos hechos a los jugadores y al público”.

La demanda asegura que había dinero detrás de las acciones de la NFL.

“La NFL sabía o sospechaba que los cambios en las reglas que buscaban reconocer ese vínculo (a la enfermedad cerebral) y el riesgo para la salud de jugadores de la NFL podría imponer un costo económico que podría cambiar de manera significativa y adversa los márgenes de beneficio de los que disfruta la NFL y sus equipos”, de acuerdo con la demanda.

Los abogados de la liga revisarán la queja “y responderán a las demandas adecuadamente a través del tribunal”, dijo la NFL en un comunicado.

La familia Seau también está demandando a Riddell, Inc., el fabricante oficial de cascos de la NFL desde 1989, alegando que Riddell fue “negligente en su diseño, pruebas, ensamble, fabricación, comercialización e ingeniería de los cascos” usados por los jugadores de la NFL.

Riddell emitió un comunicado diciendo que “confío en la integridad de nuestros productos y nuestra capacidad de defender con éxito nuestros productos frente a los desafíos”.

Seau murió el 2 de mayo a la edad de 43 años de una herida de bala autoinfligida. En los 29 meses anteriores a su muerte, la familia y los amigos de Seau dijeron que sufría depresión, insomnio, ansiedad, alcoholismo, apuestas y adicción al sexo. También estaba luchando con quiebra de negocios y estaba cerca a la bancarrota, dijeron.

Los cuatro hijos de Seau donaron su cerebro a los Institutos Nacionales de Salud en julio, lo que invitó a varios neuropatólogos reconocidos a nivel nacional a que consultaran el análisis de los tejidos. Con el uso de técnicas especiales, se encontraron anomalías que eran compatibles con una forma de encefalopatía traumática crónica o CTE.

CTE, una vez conocida como demencia del boxeador, es causada por impactos repetidos en el cerebro y se ha encontrado en los atletas que sufrieron lesiones en la cabeza y en los miembros de las fuerzas armadas con lesiones por conmoción de las ondas de las explosiones.

En el caso de Seau, los neuropatólogos encontraron pequeños grupos anormales llamados ovillos neurofibrilares de una proteína conocida como tau dentro de múltiples regiones del cerebro. La “tau” es una proteína normal del cerebro que se pliega en masas enmarañadas en las células cerebrales de pacientes con enfermedad de Alzheimer y de otros trastornos neurológicos progresivos.