Quantcast

Lipoescultura: Belleza también para ellos

Lipoescultura: Belleza también para ellos
La preocupación por el contorno corporal ya no solo es una cuestión de mujeres. |

La preocupación por el contorno corporal ya no solo es una cuestión de mujeres. Cada vez más, los hombres deciden lucir un mejor físico acudiendo a la técnica de la lipoescultura, una cirugía de alta definición con pocos años de vida consistente en extraer la grasa de una parte del cuerpo para inyectarla en el área donde se requiera.

Antonio Serrano, mercadólogo de 42 años, es uno de los hombres que hace un año ahorró el dinero necesario para la intervención (el precio oscila entre los 60 mil y 90 mil pesos) y se animó a someterse a la intervención para definir su abdomen y aumentar sus pectorales.

"A los 39 años seguía comiendo lo mismo y teniendo el mismo hábito de ejercicio, pero noté que el cuerpo ya no reaccionaba igual, iba agarrando volumen en el estómago y los laterales", señala.

"Además de quitarme grasa del estómago y de las llantitas de detrás de la espalda, con esa misma grasa me inyectaron un poquito debajo del músculo de los pechos".

Serrano se dice muy contento del resultado, tanto que afirma que otras personas vieron las fotos de cómo quedó y se animaron a operarse.

"Es una cirugía con anestesia general muy agradecida. Me ingresé un jueves por la mañana y al martes siguiente estaba trabajando. No hay dolor como tal porque estás con medicinas. Es más la incomodidad de estar fajado las 24 horas durante un mes, excepto para cuando te bañas. Los cinco primeros días es incómodo al incorporarte y notas que tienes todo muy tenso en el estómago", recuerda Serrano.

"Empecé a hacer deporte un mes después de la operación, unas mancuernas de brazo y abdominales sencillas. Los primeros 15 días estás un poco cansado, pero a partir del mes te empiezas a sentir bien".

Bertha Torres Gómez, cirujana del Hospital Español y miembro de la directiva de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER) que operó a Serrano, señala que se trata de una cirugía que apenas comenzó a practicarse en otras partes del mundo en 2009.

Con 50 operaciones desde hace dos años, su equipo se sitúa a la vanguardia en México en este tipo de operación estética.

"Antes lo que se hacía era una liposucción convencional, extraer grasa y dejar a los hombres más delgados. Posteriormente se les comenzó a definir el área abdominal, marcar sus propios músculos para que pareciera que iban al gimnasio. Pero quedaban incompletos porque la parte del pecho seguía delgada. Era un abdomen definido, delgado, pero un pecho no trabajado", afirma.

"Con las nuevas técnicas de liposucción se comenzaron a hacer extracciones de grasa que permitieran utilizarla en áreas donde hacía falta volumen para lograr hacer efectos visuales de mayor definición".

En el caso de Serrano se quería marcar el abdomen y aumentar el músculo pectoral, pero la doctora apunta que hay intervenciones de este tipo que van más allá.

"Hay casos en los que se aumentan bíceps, los músculos de los hombros y de los brazos de los varones para que el resultado sea mucho más completo. En algunos casos también se pone grasa en glúteos", dice.