Quantcast

La maestría de Elton John y Miguel Bosé dejan su impronta en Viña del Mar

La maestría de Elton John y Miguel Bosé dejan su impronta en Viña del Mar
El cantante español Miguel Bosé (i) y la interprete chilena Francisca Valenzuela, durante la tercera noche de la edición 54 del Festival Internacional de Viña del Mar (Chile). EFE |

La maestría y elegancia de artistas consagrados como Elton John y Miguel Bosé pusieron el sello de distinción a la 54 edición del Festival de Viña del Mar, que volvió a integrar a jóvenes estrellas de la industria, desde el pop de los Jonas Brothers al reguetón de Wisin y Yandel.

Maná aportó el toque de romanticismo con aderezos roqueros, mientras que los artistas chilenos, con la elegancia de Francisca Valenzuela o la rebeldía de Jorge González, exvocalista de Los Prisioneros, volvieron a acuñar el acento más reivindicativo.

La murga de los argentinos Los Auténticos Decadentes cerró este viernes, con sabor a fiesta, la velada de clausura del certamen, en la que también estuvieron la mexicana Gloria Trevi y el español Pablo Alborán, que conquistó un certamen considerado un trampolín en Latinoamérica.

Pero los primeros en salir al escenario fueron Wisin y Yandel, que a base de reguetón y sensualidad caldearon el ambiente en la Quinta Vergara, un anfiteatro descubierto por el que siempre se cuela el frío de las noches veraniegas a orillas del Pacífico.

Tras su actuación en 2008, el dúo puertorriqueño volvió a un festival que en los últimos años ha consagrado el reguetón como uno de los géneros imprescindibles de su parrilla, y que en esta edición también contó con Daddy Yankee como representante.

Pero no solo de reguetón vive el festival: también de otros ritmos bailables que, como la bachata importada por el neoyorquino Romeo Santos, exvocalista de Aventura, o el sabor tropical de los venezolanos Chino y Nacho, acapararon la atención del público más joven.

Dentro de esa industria musical que encumbra a ídolos adolescentes, el festival contó también con otro fenómeno de masas, aunque en un alarde de internacionalización, esta vez no fue latino, sino con genuino acento estadounidense: los Jonas Brothers.

Aunque su paso por Viña estuvo acompañada por una oleada de gritos de histeria, el trío de hermanos apenas causó grandes sensaciones y su paso por el festival dejó un recuerdo fugaz, eclipsado por la maestría de Miguel Bosé, con el que compartieron cartel.

El español llegaba a su casa y el público le recibió este martes por novena vez para destapar el cajón de los recuerdos agrupados en "Papitwo", un disco recopilatorio del que interpretó canciones a dúo con Pablo Alborán y con la chilena Francisca Valenzuela.

Pero sin duda, y en eso todos los expertos coinciden, si por algo se recordará esta edición del festival será por el paso fugaz de una estrella del pop, el británico Elton John, catalogado ya como uno de los mejores conciertos en la historia del festival.

El intérprete de "Nikita", que el jueves estuvo apenas nueve horas en el país, ofreció una clase magistral con una muestra de sus mejores clásicos concentrados en 80 minutos y demostró por qué es ya una leyenda.

Un día antes, en la llamada noche chilena, Francisca Valenzuela, bautizada como la princesa del rock nacional, ofreció una corta pero soberbia actuación de pop, rock y jazz en español, intercalada con algunos mensajes en defensa de las minorías sexuales.